Archive for 23 mayo 2010

Desmond, of course

mayo 23, 2010

Hoy, final y definitivamente hoy, la mejor serie de los últimos tiempos llega a su fin.

Después de 6 temporadas y algo más de cien intensos capítulos (121 en total), LOST desvela hoy el final de una trama que lleva tejiéndose a manos de Damon Lindelof, Jeffrey Lieber y JJ. Abrams desde 2004 y que tiene millones de adeptos en todo el mundo.

La cadena americana ABC, dueña de la serie, emite hoy el FINALE y, al tiempo que apuran las horas para conocer el desenlace, todos los “losties” del planeta se preguntan qué ocurrirá, cuál será ese esperado toque final…

Yo además me pregunto: ¿Qué personaje morirá en este último episodio? (porque doy por hecho que alguien caerá, como siempre en las grandes ocasiones) y, sobre todo, ¿cuál será el dato definitivo?

Yo, obviamente, me inclino por Desmond Hume. El escocés es una de las piezas clave de la serie que ha conseguido desconcertarme.

Al principio,cuando le conocimos indefenso en su búnker con la vital misión de teclear los famosos números para evitar el colapso de la isla, parecía que todo se iba a quedar en eso: en un tarado.

Sin embargo, el protagonista de una de las tramas de amor más intensas de la serie, se ha revelado en esta última temporada (aunque ya en otras anteriores apuntaba maneras) como un auténtico estratega y eje fundamental de la trama.

Su aparente inmunidad a la radiación magnética y su visión mágica y anticipada del futuro, han hecho de él el director de orquesta que guía a todos los personajes en esa especie de “futuro” que se nos desvelaba en esta sexta temporada y en el que todos viven en Los Ángeles y parece como que nada ocurrió.

Por eso, (y no es que yo sea especialmente visionaria, sino que parece haber quedado claro últimamente), me aventuro a decir que él tendrá en sus manos la clave del gran final de esta espectacularmente bien tejida trama de ciencia-ficción.

Pero además, me inclino a creer lo siguiente: ocurrirá algo (no sé exactamente qué), que pondrá a los participantes en una situación tan de vida o muerte que Desmond tendrá que tomar una difícil decisión: dejar morir a la isla y todos sus habitantes pero morir “felices con la experiencia vivida” o activar un mecanismo que la haga hundirse para siempre y que, además, borre de sus memorias (incluida la suya) para siempre todo recuerdo o noción de haber estado allí o de haberse conocido. El premio: que con esta nueva vida conseguirán la felicidad que ninguno de ellos tenía cuando se estrellaron.

Pero además, creo queda en el aire una pregunta trascendental: ¿Conseguirá el capítulo final cerrar correctamente la historia y dejar resueltos todos los enigmas y, con ello, satisfacer las espectativas de los fans?

La verdad, lo dudo. Mejor no hacerse muchas ilusiones.

De unas y otras pesadas cenas

mayo 23, 2010

De cena en cena, me he cruzado con todo tipo de especímenes.

Yo soy una persona de hambre fácil y, por tanto, de pocas tonterías a las horas de repostaje. Es decir, que como me llegue la hora, pobrecito del que me haga esperar.

Pero, precisamente por esto, suelo tener la gran maldita suerte de cruzarme con lo más granado de la sociedad y toda clase de personajes dispuestos a amenizar, a su manera, cualquier reunión.

Los peores son los típicos insolentes, descarados que, además, para más inri, suelen tener un vozarrón de ésos que monopolizan conversaciones.

Son de ésos que, además de darte la chapa con discursos egocéntricos, te dan repetidamente palmaditas en el pecho con el reverso de la mano al grito de “¿Y tú?”, ¿Y tú?”. Para que opines.

Y te entran ganas de decir: “Mira, yo lo que opino es que eres un desgraciaoooooooo”.

Una buena cena debe disfrutarse con una conversación agradable. No?

Miedo a volar? Tonterias…

mayo 6, 2010

El miedo es irracional y, aun asi, todos tenemos miedos.

En mi caso, he de decir que soy extremadamente miedosa y, aparte de los miedos tipicos al fracaso o la soledad, tengo dos miedos principales:

1. A las ratas. Las odio a muerte. Solo ver una imagen o su simple sonido asqueroso que parece como la risita malvada de una bruja pequena y escurridiza, ya me puede hacer incluso ponerme a llorar. Y pobre del que este a mi lado, porque le puedo arrancar el brazo de un aranazo…

2. A los vuelos en avion. En realidad, me pasa algo raro cuando voy en avion porque, aunque se de sobra que es el medio mas seguro y que es practicamente imposible que el avion se caiga, parece que mi cerebro conoce esta informacion, pero no se la transmite a mi cuerpo. Asi que, aunque yo no me pongo nerviosa ni lo pienso demasiado, en cuanto hay una minima turbulencia empiezo como a hiperventilar pero sin darme apenas cuenta y a encontrarme fatal. Tengo siempre que respirar muy fuerte (tipo embarazada), y luchar con mi mente para dejar de sudar y que no me de un sincope.

Y, desde hoy, he anadido un tercer miedo a mi lista: el de no poder dormir. Es una sensacion horrorosa la de estar dando vueltas en la cama y no poder dormir porque no tienes ganas, porque te duele algo o porque estas excesivamente preocupado con un tema. Pero es infinitamente peor QUERER dormir y no poder.

Son las 6 de la manana y estoy en Copenhague de viaje con mi padre y mi hermana. Llegamos ayer y, despues del viaje y de una cena dificil porque tuvimos casi que pegarnos con la gente para conseguir que nos dieran mesa en algun sitio, llegue a la habitacion y no he podido dormir en toda la noche por los ronquidos infernales de mi padre (y porque en la habitacion hace un calor de demonios). Y, como siempre, adivina donde me ha tocado dormir:en el plegatin y encima al lado de la calefaccion, que da la casualidad que esta rota y no se puede quitar. Esta tiene todas las papeletas para haber sido la peor noche de mi vida. He dormido solo de 2:30 a 4:00, y nos acostamos a las 10:00, asi que imaginate el numero de horas que he estado dando vueltas en la cama. He probado todo: tapones, ipod en la oreja a todo trapo…y nada. Y claro, lo de la musica es mas bien una tortura al cerebro que un relajante, asi que a las 5 ya me he hartado, me he duchado y me he bajado a recepcion al menos a aprovechar el tiempo en algo… Pero estoy deseperadita. Sobre todo porque como sea asi todos lo dias, me sacan de este pais en ambulancia.
Y lo que aun no puedo entender es que mi hermana, que esta mas cerca de el, pueda dormir!! Es increible!!
Mi miedo ahora, mas que encontrarme una rata o tener que coger de nuevo el avion el sabado, es a llegar de nuevo esta noche a la habitacion y que los rebuznos horribles e incansables de mi padre me vuelvan a dejar sin descansar…